Noticias

Módulos: decisión crítica

El final de año viene cargado de incertidumbre para los transportistas autónomos.  Si  nadie lo remedia este año volveremos a asistir   al lamentable  espectáculo de ver como  cerca de 80.000 transportistas autónomos tienen  que lidiar con un final de año en el que decidir si dejar de facturar  en los próximos meses para así no sobrepasar el límite establecido para  poder tributar en el régimen de módulos,  o confiar en que, a última hora y como ya ocurriera el año pasado, el  Ejecutivo aprueba una nueva prórroga de los límites actuales. 


Aunque no es una cuestión que  afecte únicamente a nuestro sector, es obvio que El transporte de  mercancías estaría entre los más afectados por un endurecimiento fiscal,  dado que emite facturas a empresas y mantiene gastos elevados  vinculados a la actividad, especialmente el coste del combustible y del  mantenimiento de los vehículos. Y para muchos de ellos, la disyuntiva  que se plantea es ver como su tributación se incrementará  sustancialmente o, en el peor de los casos verse abocados echar el  cierre. 

Desde  las asociaciones que más han batallado por el mantenimiento de los  módulos hablan ya de  intranquilidad en aumento. Víctor González,  presidente de FETRANSA, organización que ha capitalizado la defensa,  casi exclusivamente del régimen de módulos en el sector del transporte  por carretera, afirma que  “durante todo el año hemos atendido llamas de  asociados preguntando por el futuro de los módulos pero a partir de  primeros de septiembre estas llamadas se están multiplicando”. La gente-  continúa Gonzalez-empieza a preocuparse por la falta de noticias en  este sentido. Desde luego no se entiende que sea precisamente la  administración la que genere esta intranquilidad con su silencio a tan  pocos meses de finalizar el año fiscal”.


De prórroga en prórroga
La  tributación por módulos arrastra  una situación de eventualidad desde  que el anterior ejecutivo abordó la reforma fiscal de 2015, cuando se  estableció un sistema transitorio para reducir los límites de  facturación y volumen de ingresos para los autónomos. El fuerte impacto  en la actividad que tendría una vuelta de tuerca a este sistema hizo que  el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro aceptase prorrogar, en un  principio, durante dos años, el límite máximo, en los ejercicios de 2016  y 2017.  Así se llegó a finales de 2017 con una situación de  incertidumbre para el ejercicio actual, que nose solucionó hasta  empezado el año, cuando el Ejecutivo  aprobaba in extremis un   decreto  ley  que mantenía   el umbral máximo de facturación a tributar por el  régimen de módulos de los autónomos en el IRPF en 250.000 euros para el  año 2018, 125.000 euros en el caso de los autónomos que emiten facturas,  el mismo tope que en el ejercicio 2017.
Ahora,  se quejan los colectivos afectados han vuelto al mismo punto en el que  estaban en estas mismas fechas el año pasado y temen que el la  intranquilidad vuelve al colectivo por no tener noticia alguna sobre  cuáles son los planes del nuevo Gobierno sobre la tributación que afecta  a transportistas, entre otros colectivos. De no producirse una nueva  prórroga,  el límite para tributar por el régimen de estimación objetiva  bajará el próximo ejercicio de los 250.000 euros actuales por volumen  de ingresos a 150.000 y de los 125.000 euros vigentes en concepto de  facturación a los 75.000 en el ejercicio del año inmediatamente anterior  para el caso de los autónomos que emiten factura.  Un límite, a todas  luces insuficiente para el 90% de los transportistas autónomos que  trabajan con un sólo vehículo pesado.

 

Reuniones con el  nuevo Gobierno

El  régimen de módulos, mucho más sencillo que el resto, está señalado por  Hacienda como fuente de fraude desde antes de la última gran reforma  fiscal de 2015, que estableció la reducción paulatina de los límites de  facturación y volumen de ingresos para tributar por módulos.


Desde Fetransa, nunca han tirado la  toalla, sabedores de que muchos de sus asociados pertenecen a este  colectivo afectado y de que es “mucho lo que está en juego”.   Con el  objeto de conocer de primera mano  las “propuestas” del Ministerio de  Hacienda, una vez finalice la prórroga del actual sistema de cotización  por módulos en el transporte, los responsables de Fetransa empezaron a  mantener contactos  con responsables de Hacienda desde el mes de Abril,  cuando se reunieron con  la Dirección General de Tributos. El entonces  subdirector general de Tributos, Manuel de Miguel y Esther Pérez,  adjunta del Ministerio de Hacienda, trasladaron a los responsables de  Fetransa poca disposición a repetir la prórroga, pero aparentemente todo  debería haber cambiado con el desalojo del anterior ejecutvo y la toma  de posesión del Partido Socialista del Gobierno, que en si día, se  mostró favorable a extender dicha prórroga. 

Aprovechando  el cambio de Gobierno, Fetransa se reunió el pasado mes de julio con el  ministro de Fomento, José Luis Ábalos, a quien expusieron la  preocupación del sector por un posible endurecimiento fiscal y  reclamaron su apoyo frente al Ministerio de Hacienda para defender el  mantenimiento de la tributación por módulos. De forma paralela el  colectivo solicitó una entrevista con la secretaria de Estado de  Hacienda, Inés María Bardón, sin todavía recibir respuesta.

“Desde  Fetransa solicitamos a principios de julio una reunión con la  Secretaría de Estado de Hacienda y todavía no nos han contestado.  Estamos un poco preocupados, porque lo que queremos evitar es,  precisamente, la situación de incertidumbre que se generó el año pasado  cuando esperaron hasta el 29 de diciembre para aprobar, en el último  Consejo de Ministros, la prórroga del anterior límite de los módulos”  explica Víctor González. “El tiempo se agota y lo ideal sería evitar que  la gente se colapse” insistió González.

 

Un sistema hecho a la medida
El  régimen simplificado de tributación, conocido por régimen de módulos,  ha servido durante décadas para que pequeños empresarios autónomos  pudieran afrontar sus obligaciones fiscales de forma más simple, pues,  en la mayoría de los casos, no disponen de estructuras lo  suficientemente grandes como para necesitar un departamento de  contabilidad.
Desde  Fetransa y otras organizaciones de autónomos como ATA y UPTA se   defiende el sistema de tributación por módulos por su simplicidad y  niegan las acusaciones de fraude que recaen sobre el sistema. Desde  UPTA, por ejemplo,   afirman  que  la posible bajada a 150.000 euros en  el volumen de ingresos y de 75.000 euros en concepto de facturación a  empresarios y profesionales, “no sería recomendable en la actual  situación económica por la que atraviesan miles de actividades en  nuestro país”, al tiempo que señala a los sectores de la pesca,  hostelería, comercio minorista y  transporte, como  “los grandes  sectores afectados por estos posibles cambios”. En total, estiman en  unos 700.000 autónomos los  que verían como cambiaría sustancialmente su  actual situación tributaria.
Para  Eduardo Abad, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores  Autónomos (UPTA), “no es el momento de continuar rebajando los límites  establecidos, la situación económica por la que atraviesan los sectores  afectados no es la favorable”. “Las políticas desarrolladas en estos  últimos años-afirma Abad- con la floración incontrolada de actividades  económicas no ha dotado de valor añadido a la economía de pequeño  volumen, tan solo ha conseguido  crecer en número de afiliados a la  seguridad social como auto empleados”.
González,  apuntala este argumento añadiendo que, en el caso de los  transportistas, porque “de no ser así muchos de ellos quedarían en una  situación muy comprometida, al tener que asumir unos sobrecostes en  gastos de gestoría y a nivel impositivo imposibles de asumir en las  actuales condiciones del mercado del transporte, corriendo el riesgo de  que esas cargas vayan a parar a las bolsas de fraude de los falsos  autónomos y de las empresas buzón”.
Sobre  qué puede ocurrir en los próximos meses, Víctor González  asegura que  “no me consta que Hacienda quiera eliminar los módulos del transporte,  pero lo cierto es que  desde el anterior equipo del Misterio de Fomento,  con Joaquín del Moral al frente de la Dirección General, eran muy  beligerantes con nuestro colectivo y quizás por eso presionaban al  Ministerio de Hacienda con la intención de dificultar la proliferación  de autónomos en el sector del transporte”.