Noticias

Francia vuelve a la carga con la Euroviñeta a camiones

Francia  volverá a intentar aprobar una  tasa específica para los camiones que utilicen sus infraestructuras, la  vulgarmente conocida como Euroviñeta. Así lo ha  mantenido al meno, la Ministra francesa de Transportes, Elisabeth  Borne,  durante una reunión con la asociación del país galo UNOSTRA,  en  la que confirmado el propósito del Gobierno francés de aprobar el  establecimiento de una “viñeta” (tasa) fija a los camiones pesados tanto  franceses como extranjeros que transiten por las carreteras francesas. 


De confirmarse esta intención,  sería la quinta vez que el Gobierno francés intenta establecer la  imposición de un impuesto por la utilización de su red viaria, tras los  sucesivos aplazamientos llevados a cabo en los años 2013, 2014 y su  posterior suspensión definitiva en 2015 como consecuencia de las  movilizaciones llevadas a cabo por los transportistas y agricultores  franceses.


La ministra de Transportes  ha  demostrado además que se trata de algo más que de un globo sonda, pues  ha detallado incluso  el importe de la tasa que deberán soportar los  transportistas, quedando establecida en 430 euros para un camión de 3  ejes y de 1200 euros para un vehículo de 4 o más ejes.
La  Ministra también ha anunciado que el reembolso parcial del impuesto  sobre los carburantes a los transportistas se verá reducido en 6  céntimos, por lo que el impuesto del gasóleo soportado pasará a ser de  49,19 céntimos por litro.


España siempre se ha opuesto al   establecimiento de una “viñeta” francesa, dado que nuestro país, por su  condición de periférico será uno de los países más afectados por la  misma, teniendo en cuenta que la gran mayoría de los flujos de  transporte de mercancías por carretera con origen o destino a la Unión  Europea, deben utilizar obligatoriamente la red viaria francesa, por la  que transitan más de 100.000 camiones españoles autorizados para  realizar transporte internacional. Asimismo, como destaca Fenadismer,   la mayoría de los productos españoles que se exportan tienen un bajo  valor intrínseco, “por lo que el establecimiento de la ecotasa  provocaría un importante incremento del precio final de la mercancía al  situarlo en los mercados centrales europeos, y por tanto, una pérdida de  competitividad frente a los productos de terceros países”.